Memento mori
Críticas literarias

Crítica literaria: Memento mori

Título: Memento mori
Autor: Benjamín Ruiz
Editorial: Alma Negra Ediciones
Páginas: 202
Género: misterio, suspense, terror

Sinopsis:

Esta es la historia de Christian Álvarez, un hombre que vivirá la semana más terrorífica de su vida en Villa Grande, un lugar que «no está nada cuerdo. A veces se contrae y a veces se estira, pero casi nunca se está quieto. Donde los sueños son infinitos y los relojes marchan hacia atrás».

Una casa casi tan antigua como el mal que la habita, y a la que Christian deberá enfrentarse durante siete días de locura. Y lo que es peor: tendrá que mirar de frente a los fantasmas de su pasado, un pasado que su mente no quiere recordar.

Bienvenido a Villa Grande. Es muy fácil entrar. No tanto, salir…

Valoración personal:

Memento mori no es solo el título de esta novela, sino también una expresión latina que significa “recuerda que morirás” o también “recuerda morir” en su sentido de aprendizaje, es decir, en su referencia a lo efímero de esta vida y cuya conclusión siempre es la misma: la muerte, habiendo conllevado un mayor o menor aprovechamiento de la vida, y donde la muerte también se erige como una superación del apego a lo mundano.

Dicho esto, conociendo la sinopsis y teniendo en cuenta que este libro es de suspense y terror, creo que el interés está más que servido. Eso es algo que me sucedió cuando decidí adentrarme en su lectura porque, todo hay que decirlo, soy muy caguica y, por tanto, poco fan del género de terror, pero cuando la curiosidad está por encima de gustos y miedos, ella es la que prevalece, y eso me ha hecho disfrutar mucho con esta novela.

Aunque soy muy bien mandada y su autor me recomendó leerla de noche, ahí mis temores sí que primaron y siento decir que solo abrí el libro durante las horas del día y, para mi sorpresa y deleite, no pasé una pizca de miedo. Sin embargo, la intriga se apoderó rápidamente de mí para devorar sus hojas como si tuviera cuatro ojos en lugar de dos, especialmente durante el último día de los siete que el protagonista pasa en Villa Grande. Y es que esta es una casa con entidad propia en la que vale la pena adentrarse, y donde los fantasmas, tanto los de Christian como los de la casa, se entremezclan y campan a sus anchas.

Este es el primer libro que leo de Benjamín Ruiz, pero creo que no será el último, y más ahora que este autor ha conseguido que le haga ojitos al terror y al suspense. Y como yo soy mucho de citar, aquí va una de esas descripciones que hacen que te pares y releas y, en mi caso, subraye para que no se pierda en el olvido un ejemplo del fantástico estilo narrativo de Benjamín:

“El fuego lamía los troncos en una simbiosis amorosa que acababa en suicidio colectivo: moría la madera y morían las llamas en un final que tenía un poco de tragedia griega.”

Muy recomendable esta lectura tan ágil y realmente intensa, muy bien acompañada, además, de una preciosa maquetación, que le añade un encanto adicional al que ya de por sí tienen los libros en papel.

SagrarioG
Sígueme en Facebook
Mi Instagram

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *