Mapache
Relatos cortos

Mapache

Se frotó los ojos para mitigar los efectos del sueño recordando, poco después, que esa mañana se había delineado los ojos y puesto máscara de pestañas. Tras mirarse en el espejo, pensó en ir a hacer compañía a los mapaches del zoo para camuflar el desastre.

Se había quedado la última en la oficina y, en el aseo, intentó mitigar el desaguisado de su cara con un poco de agua y jabón. El resultado fue peor todavía: ojos enrojecidos y restos oscuros más esparcidos y difuminados, ya ni siquiera los mapaches la aceptarían.

No le quedó más remedio que salir a la calle de esa guisa, de noche ya y con la cabeza baja, quizás pasara desapercibida. Pero las crueles luces del metro no tuvieron piedad con ella y motivaron las miradas curiosas de los transeúntes con los que se cruzaba. “Si al menos hubiera sido Halloween”, pensó.

Cuando por fin llegó a su casa tras un trayecto digno de olvidar, coincidió en el ascensor con el atractivo vecino del quinto por el que bebía los vientos hacía meses. Él la miró divertido.

—¿Un mal día o es que te has vuelto siniestra? —Preguntó él.
—Quizás ambas cosas. —Respondió ella sin saber muy bien por qué.
—Tienes un punto muy interesante. Cuando quieras te enseño mi discografía gótica. —Dijo él con una sonrisa enigmática y, sin esperar respuesta, salió del ascensor.

Ella continuó hacia el octavo piso con una sonrisa en la cara, pensando que quizás no había sido tan malo su día y, nada más entrar en su casa, encendió el ordenador para documentarse sobre la música gótica.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *