Maldito reloj
Reflexiones

Maldito reloj

Me pregunto a qué dedicamos gran parte de nuestra vida, y me duele responder que, simplemente, a desperdiciarla. Maldito reloj…

Vivimos orientados al fin de semana, al próximo puente, a las vacaciones, etc. Desaprovechamos el momento actual que muere una y otra vez sin saber en qué consiste su disfrute con una mínima intensidad. Cuántos momentos desperdiciados que jamás regresarán.

Luego están ellas, las prisas, nuestras fieles compañeras, que nos acucian para lograr llegar a todo. Nos niegan poder fluir con las circunstancias porque insisten en que el tiempo es limitado. Pero, ¿qué es el tiempo sino solo un concepto? Es increíble cómo algo sin entidad propia nos ata tan intensamente.

Voy a guardar el reloj en una caja, voy a cerrar esa caja con llave y voy a tirar esa llave al mar, y mientras la llave se hunda y la brisa marina acaricie mi rostro, me dejaré fluir con el momento y sentiré crecer mi alma. Me olvidaré del paso del tiempo, desterraré todas las prisas y recuperaré mi calma, antaño perdida.

Otros dirán que con quitar la pila del reloj basta, pero seguirán actuando para tratar de evitar que sus manecillas avancen inexorablemente.

El futuro no existe y el pasado nunca volverá, solo me queda el ahora y lo quiero tal cual, sin reloj, sin prisas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *