Límite sinrazón
Reflexiones

El límite de la sinrazón

A lo largo de la historia de la humanidad hemos cometido multitud de atrocidades contra nosotros mismos: guerras civiles, guerras santas, guerras mundiales, colonialismo, imperialismo, terrorismo, etc. Parece que el conflicto es algo inherente a nuestra especie y, lejos de atenuarse con el paso de los años, no ha hecho sino más que incrementarse y hasta especializarse. Desgraciadamente, hemos evolucionado en muchos aspectos pero no en uno de los más importantes.

¿Cómo se llega a la situación en el que el odio y el afán por hacer daño definan las vidas y las acciones de las personas?, ¿dónde se halla el punto de inflexión en el que alguien decide morir para matar a otros?

Los conflictos siguen marcando el devenir de nuestra historia y nos creemos tan importantes como para decidir que tenemos derecho sobre la vida de los demás. Esta sinrazón está alcanzando cotas demasiado elevadas, por favor paren el mundo, que me quiero bajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *