Por quien doblan las campanas
Poemas

Por quien doblan las campanas

Ya repican las campanas
con su cadente letanía,
por inercia y apenas ganas
propagan su aciaga melodía.

Tañidos que arrastra el viento
al lugar donde desaparecen,
sentenciados por la distancia
a agonizar y desvanecerse.

Doblan por quien ya no está,
por quien ya ha partido,
por el que no regresará,
acatando su forzado destino.

No eligió él culminar
de manera tan abrupta,
pero no pudo evitar
ser el foco de las culpas.

Condenado con temor,
sentenciado a ser linchado,
ajusticiado por error
y, por error, asesinado.

¿Qué provocó la confusión
para resultar ser el elegido?
Quizás no fue equivocación,
sino un plan ya entretejido.

El finado descubrió por casualidad
los fraudes y estafas del cura,
que en lugar de voto de humildad,
gastaba más de ambición y de usura.

Y ese cura, por no querer parar,
perdió el control y la mesura
y aprovechó la oportunidad
para echar al inocente las culpas,
difundiendo entre los aldeanos
falsos rumores e intrigas
que, vilmente manipulados,
le hicieron pasar a mejor vida.

Ya respira el cura con gran alivio,
sabiéndose lejos de toda sospecha
porque totalmente indemne ha salido
y sin ningún cargo de conciencia.

Ahora una oración pide rezar
por el descanso de esta alma
porque bien convencido está
de que sin oración no hallará calma.

Los habitantes del lugar
acompañan la comitiva
de quien decidieron ajusticiar,
arrebatándole cruelmente la vida.

Y en el momento de sepultar
los restos de la pobre víctima,
las campanas vuelven a doblar
y su sonido muere en la lejanía.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Join the discussion

  1. Sagrario Sanz Barreras

    Me ha gustado, muy bonita poesía!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *