No quiero hablar contigo
Poemas

No quiero hablar contigo

No quiero hablar contigo, simplemente no me apetece
y desde que me otorgué el primer lugar en la lista de prioridades,
he decidido hacerme caso en lo que a apetencias se refiere.

Sé que el tiempo es algo relativo
pero en su relatividad lo sigo considerando escaso,
por ello, en lo que no merece la pena, no quiero malgastarlo.

Hubo un tiempo en el que me encantaba que habláramos
pero, por desgracia, esa época pasó a la historia.
Mi interés por ti ahora no me genera ni pena ni gloria.

Y tú te preguntarás por qué no quiero hablar contigo,
querrás conocer qué es lo que ha pasado.
Simple y llanamente, porque me has decepcionado.

Así que te recuerdo el significado de decepción:
la frustración por no satisfacer mis expectativas.
Eran demasiado altas como para ser mantenidas.

El problema está en cuando das pero no recibes
y eso que por tu parte lo había recibido todo,
pero yo seguí dando, mientras tú ya hacías oídos sordos.

Tu reciprocidad desapareció de la noche a la mañana,
te distanciaste sin motivo, así de repente.
Se esfumó igual que a una rama se la lleva la corriente.

Y al igual que el viento también se lleva las nubes,
mi interés por ti se esfumó por tu actitud decepcionante.
Por eso no quiero hablar contigo, ni ahora ni más adelante.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Join the discussion

  1. Esther Montero

    Sentimiento profundamente compartido para con ciertas personas.
    ¿No es en cierto modo, inevitable?

  2. Esther Montero

    Me ha encantado. Estremecedor pero soberbio. Es lo que he sentido al leerlo, aparte de identificarme con tal sentimiento, como ya he comentado.

    • admin

      Me alegra que te haya gustado a pesar de sentirte identificada con ello pero, por desgracia, es lo que evocan ciertas personas. Con no hablar con ellas, solucionado, ¿verdad? Pero no siempre es fácil…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *