No más cuentos de princesas indefensas
Poemas

No más cuentos de princesas indefensas

Ella quería que le leyeran un cuento,
era su condición para irse a la cama,
qué mejor que dejarse invadir por el sueño
cuando la fantasía la envolvía y abrazaba.

Pero no quería cuentos de princesas
cuyos príncipes azules las salvaran,
quería increíbles historias de heroínas
que lucharan aunque no siempre ganaran.

La pequeña, a pesar de su corta edad,
desde bien temprano había aprendido
que el valor no es una cuestión de género
y que sexo débil no es igual a femenino.

Sus padres iban asentando los cimientos
de importantes valores bien entendidos,
a lo que dedicaban su atención y tiempo
para orientar a la pequeña en su camino.

Cuando fantasía y sueño se mezclaban
y la acunaban en los brazos de Morfeo,
ella plantaba cara y blandía su espada
aun frente a los dragones más fieros.

Que aunque esos dragones se tornaran reales
ella estaba aprendiendo a no tenerles miedo,
la seguridad e independencia eran buenas bases
que interiorizar y poder seguir transmitiendo.

−Mamá, por favor, hoy cuéntame el cuento
de ese maravilloso lugar que aún no existe
donde da igual la raza, el género o el credo,
porque hoy solo me apetecen finales felices.

−Claro que sí, cariño mío,
ahora mismo te lo cuento.
Si quieres lo imaginamos juntas
y creamos un futuro de ensueño.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *