Mentiras
Poemas

Mentiras

Cayó la noche como una losa,
sumió todo en la negrura.
No había estrella que iluminara
y ni tan siquiera salió la luna.

El lobo estaba al acecho
de la presa desprotegida
y el entorno parecía perfecto
para atraparla desprevenida.

Él sabía de su habitual miedo,
ella notaba su presencia velada,
ambos sentían la inminencia
de una lucha encarnizada.

Pero ya no estaba sola,
no afrontaría nuevas batallas,
esta vez tenía la certeza
de sentirse salvaguardada.

Ya no oiría sus gritos,
ni volvería a sentir sus garras.
Olvidaría el olor de ese aliento
repleto de grandes falacias.

De verdades tristemente reprimidas
tras las rejas de grandes mentiras,
sometidas al yugo de la falsedad,
disfrazadas con un traje a su medida.

De engaños vilmente maquinados,
sin vacilar, sin un leve temblor de manos,
tejidos con un excesivo esmero,
para un engaño cruel y duradero.

Palabras con la verdad contenida,
maniatada y reprimida,
vilmente pervertida,
por ingenua, malherida.

El lobo perdió su fiereza,
el engaño ya no tenía cabida
y la presa dejó de ser presa
cuando ya no se dio por vencida.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Join the discussion

  1. Luis garcis

    Me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *