Duele
Poemas

Duele

Duele todo aquello que nos dijimos,
pesan las palabras que nos gritamos,
cuyo sentido, cuando fueron emitidas,
cambió su definición en el diccionario.

Duele todo lo que nos dijimos,
más aun lo que nos callamos
y que la mirada delató en gestos
llenos de tanto rencor y tanto daño.

Ese amor que fue sustituido
por te quieros descafeinados,
que fue muy grande al principio,
pero luego quedó tan relegado
por la fuerza de la costumbre
y por sentimientos edulcorados,
que, con el tiempo, se dio de bruces
con la desidia y el menoscabo.

Donde el amor parecía eterno
y compartir vejez era un legado,
pero que, con el paso de los años,
fue perdiendo todo significado.

Donde las promesas eran ley
de tan obligado cumplimiento,
que infringirlas no admitía ser
una cuestión de hecho o de deseo.

O cuando las miradas iban cargadas
de tanta pasión y tantos anhelos,
que se traducían en intensos roces
que quemaban más que el mismo fuego.

Fuego que apagó la apatía y el desinterés,
que se asentaron con el transcurso del tiempo,
fuego que apagamos cuando dejamos de ser
dos enamorados, para ser apenas compañeros.

Duele cuando se marcha el amor
que se erigió el centro de tu vida
y más cuando fue postergado a ser
poco a poco el último de la lista.

Duele cuando se marcha el amor
que, antaño, tuvo entidad propia,
más cuando torna en indiferencia
y aquello que sentías, ya ni se nota.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *