Decálogo de autoestima
Poemas

Decálogo de autoestima

¿Por qué agachar tu mirada
cuando lo que tienes que hacer
es precisamente alzarla?

Derrama todas tus lágrimas
y ahoga todas tus penas,
será como expulsar lo malo
y después tirar de la cadena.

No camines de puntillas,
haz notar bien tus pisadas,
que se sepa cuando llegas
y también cuando te marchas.

Nunca contemples la opción
de llegar a arrojar la toalla,
si te caes, te vuelves a levantar
porque aquí no pasa nada.

Te sacudes bien el polvo,
curas con mimo tus heridas
y si ves que dejan cicatrices,
te quedas con las lecciones aprendidas.

Porque las heridas pueden ser
grandes fuentes de sabiduría,
como también lo son los errores
que, bien corregidos, sirven de guía.

Si en algún momento aparece el miedo,
recuerda que solo existen en tu cabeza
y que, como con los amigos imaginarios,
está en ti poder hacer que desaparezca.

Y si sientes ansiedad,
respira hondo cuantas veces
necesites para lograr
esa calma que mereces.

Cuando tengas que escalar
una montaña muy empinada
acuérdate que has de afianzar
bien cada una de tus pisadas.

Porque alcanzar tus objetivos
te puede parecer algo lejano,
hacerte decaer y hasta pensar
en no volver a intentarlo.

Pero si estás en una racha mala,
seguro que después vendrá otra buena
en la que, si sigues perseverando,
probablemente alcances tus metas.

Y es que hay veces que puedes verlo todo negro
pero, al final, es una cuestión de perspectiva,
porque solo con apretar suave tus párpados
es fácil llegar a ver unas brillantes lucecitas.

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Join the discussion

  1. Sagrario Sanz Barreras

    Que bonito!! Me ha encantado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *