Blanco
Poemas

Blanco

Blanco se vuelve el día
cuando la noche le da paso.
La luz vuelve a reinar
tras su cíclico letargo.

Luz, más luz y vida
desde la profundidad del horizonte,
dibujando tímidamente el día
hasta resaltarlo de vivos colores.

Ese azul que resplandece
desde los mares reflejado,
si en la bóveda celeste
las nubes le dejan paso.

El contraste tras la oscuridad,
que poco a poco se ve velada
por quien acaba de destronar
a la reina de las madrugadas.
Esa que siempre vuelve a reinar
aunque lo haga solo por un tiempo,
noche y día se tienen que turnar
el dominio desde el firmamento.

La hegemonía se hace dual,
es la antítesis entre dos fenómenos,
cuyo sino es el de alternar
la vigencia de un mismo trono.

Es el efecto de la tierra al rotar
haciendo que cada hemisferio
otorgue el poder de gobernar
a quien se erige en ese lado del cielo.

Cuando la luz envuelve todo con su halo,
nada se esconde ya a la claridad del día,
el blanco vuelve a destronar al negro
durante las largas horas de la vigilia.

Rayos de sol, rayos de vida,
con su luz blanca y divina,
cuyos fotones de claridad
son energía que todo ilumina.

SagrarioG
Sígueme en Facebook
Mi Instagram

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *