Altas dosis de realidad
Poemas

Altas dosis de realidad

Altas dosis de realidad
de esa tan atroz y triste,
de la que muestra lo peor
del mundo en el que existes.

Que, como persona, puedes opinar
e incluso sentirte compungida
para, después, mirar hacia otro lugar
porque es más fácil apartar la vista.

Son altas dosis de realidad
que suceden todos los días,
pero toleras su continuidad
mientras no afecten a tu vida.

Cuando morir es una posibilidad
para miles de personas desesperadas,
que prefieren lanzarse en patera al mar
a volver a las atrocidades soportadas,
sin lugar a dudas, hay algo que falla,
pero como tú naciste en mejor lugar,
sencillamente, el problema te resbala.

Cuando el mundo que te rodea
está podrido y manipulado
y la corrupción y el poder
van cogidos de la mano,
prefieres nuevamente
mirar hacia otro lado
que dar un golpe en la mesa
y decir: “hasta aquí hemos llegado”.

Altas dosis de realidad
absorbes todos los días,
por lo que tu tolerancia ya
ha alcanzado una alta cima.

Porque estás tan habituado a ver
cómo tantas injusticias te circundan,
que tu humanidad ha pasado a ser
escasa y, la poca que queda, se oculta.

Tan altas dosis de realidad
corren ya por tus venas
que, aunque absorbas más cantidad,
te habituarás sin problema.

¿Cuál será tu nivel máximo
en cuanto a dosis soportada
para decidir que ya no seguirás
sin hacer absolutamente nada?

SagrarioG
Sígueme en Facebook

Opt In Image

Estarás al día de las publicaciones y te enviaré el relato de intriga

Cómo elegir una forma de morir, ¿te atreves a leerlo?

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *