Maldito escalón
Microrrelatos

Maldito escalón

El hambre me nublaba la razón, llevaba días sin alimentarme. Cuando el sol se pusiera sería el momento para una criatura de la noche como yo. No podía posponerlo más, esa era mi naturaleza y el instinto de supervivencia prevalecía.

Me crucé con otro de los míos, parecía extasiado y se relamía con fruición la abundante sangre que inundaba sus labios. Un escalofrío de placer me atravesó. Le pregunté dónde había dejado los restos de su banquete, albergando la esperanza de poder aprovecharlos. A lo que él me respondió: “esta sangre es mía, vigila donde pisas, más adelante hay un maldito escalón”.

Join the discussion

  1. Aida

    ¡Muy bien por tu relato! Me ha gustado tu manera de expresarte y sobre todo, de escribir. No he podido evitar sorprenderme al final. Me ha hecho gracia la manera en que has dado la vuelta a la historia. Un abrazo y ¡A seguir! 🙂

    • admin

      Muchas gracias por tu comentario, Aida. Me alegra que te haya gustado y espero seguir “viéndote” por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *